Un número telefónico virtual es un número en el internet, y se le conoce también como marcación entrante directa o DID (direct inward dialing). La función principal de estos números es la de redireccionar llamadas entrantes al número telefónico principal del usuario. Quien haga una llamada a un número virtual no sabrá que está siendo redirigido ni conocerá nunca el número telefónico real del usuario. Un número telefónico virtual le permite al usuario tener varios números, incluso en varios países, sin tener que recurrir a un gran número de tarjetas SIM o proveedores de servicio.

Muchos servicios de números telefónicos virtuales también ofrecen funciones sofisticadas como la opción de grabar de llamadas, hacer llamadas en conferencia, mandar mensajes de texto y mantener un buzón de voz. Si alguna vez ha llamado a una línea de servicio al cliente que le haya pedido oprimir tal o cual botón para acceder a un servicio particular, lo más probable es que la entidad que proporciona el servicio esté utilizando números virtuales. No es hasta que el servicio recolecta la información suficiente sobre el usuario o la naturaleza de su llamada que la redirige al empleado adecuado. El usuario puede estructurar su sistema de manera que las llamadas se redirigen a su celular en lugar de a una línea fija o centro de atención.

El beneficio para las empresas que utilizan estos sistemas es una reducción enorme de costos. Para lograr lo mismo a nivel empresarial, la empresa tendría que comprar grandes cantidades de hardware y registrar múltiples números telefónicos con el proveedor de telecomunicaciones. En el caso de los números telefónicos virtuales solo se necesita crear una estructura compleja de números que se redirijan al empleado indicado. Otro beneficio de los número virtuales es que pueden brindarles servicio a clientes de todo el mundo sin que el cliente tenga que llamar a un número en el extranjero.

Privacidad por medio de un número telefónico virtual

Cuando el usuario se registra para utilizar un servicio o plataforma es común que se le pida que proporcione un número telefónico válido. Hay muchas razones legítimas para no querer compartir un número telefónico personal de esta manera. Utilizando un número virtual se vuelve posible proporcionarle esta información a cualquiera con menos preocupaciones. En caso de recibir llamadas no deseadas, el usuario puede bloquear el número o cambiar el suyo por completo; lo mismo que con un teléfono prepagado. Los números virtuales también le permiten al usuario esconder su ubicación, pues el número virtual redirige la llamada a través del internet. De elegir al proveedor indicado, nadie que llame al usuario podrá saber a qué lugar del mundo se está dirigiendo su llamada.

Cómo utilizar un número virtual

Primero, necesitará elegir un servicio que cumpla con sus necesidades. Hay diferentes opciones dependiendo de qué tanto tiempo vaya necesitar hacer uso del número, cuántos números desea tener de manera simultánea y qué funciones adicionales (como mensajería o un buzón de voz) le gustaría tener.

Segundo, evite contratar un servicio que le exija proporcionar su información personal al contratar el número telefónico virtual. El punto del número virtual es mantener privada su información personal, así que sospeche si el proveedor de servicio parece estar pidiéndole más datos de los necesarios. Hay servicios que no necesitan siquiera conocer su número telefónico real, pues redirigen las llamadas a su teléfono a través de una aplicación.

Por último, elija un servicio que pueda pagar de manera privada. Pagar con cripto o una tarjeta prepagada le ahorra la pena de tener que revelar más datos personales o financieros.

A continuación hemos incluido un par de artículos que lo ayudarán a contratar y utilizar su primer número telefónico virtual.

Recursos sobre números telefónicos virtuales (texto en inglés)